Acerca de las baterías de Ion-Litio del Samsung Note 7 y Boeing 787

(Blog de tecnología y empresa).

En esta ocasión la voracidad por una tecnología aplicada, resultó contraproducente para dos grandes compañías, como son Boeing y Samsung, aunque falta saber si alguna otra compañía productora de teléfonos inteligentes, como puede ser Apple, resulta afectada. Esta historia de las baterías de Ion-Litio, no va a terminar pronto.

Resulta que esta no es una tecnología nueva, pues desarrolló en la década de los 80’s, pero que estaba a la búsqueda de elementos que pudieran producirla industrialmente, una vez logrado ese objetivo, el siguiente paso fue comercializarlas.

Ciertamente, estas nuevas baterías ofrecen acumular gran cantidad de carga, por un peso ligero y un volumen mínimo, lo que las hace ideales para los artículos tecnológicos de moda, como son teléfonos inteligentes, tabletas, laptops o segways; pero también para otros artículos como son herramientas eléctricas, automóviles eléctricos y productos para la aviación.

¿Por qué no se prohíben todos estos productos en el mercado mundial? Pues porque no todos presentan problemas, pero hay algunos que llamaron la atención mundial, de tal manera que los fallos con determinado producto, como fueron  las baterías de la Unidad Auxiliar de Potencia (APU) del  Boeing 787 Dreamliner, se debieron a defectos de fabricación por parte de GS Yuasa, errores en el diseño y controles por parte de los ingenieros de Boeing, para tener lista la aeronave;  por su parte, los fallos de las baterías del Note 7 de Samsung, se deben al proceso de fabricación de Samsung SDI, y la prisa por parte de los ingenieros de Samsung, que garantizaría tener el producto listo para su venta mundial.

Si, ese mismo proceso de fabricación, que permite maravillas como: cargas rápidas, teléfonos ultra delgados y ligeros, con mayores capacidades y memoria, que consume grandes cantidades de energía de la batería, es lo que provoca que estas exploten. Algo ocurre con esta tecnología de baterías de Ion-Litio, que si se lleva a un punto de inflexión dentro del proceso de producción, donde se privilegie y se fuerce el diseño para aumentar las capacidades de la batería, pero en detrimento de la seguridad, tendremos otro capítulo de esta historia. Pero ello no evitará nuestro entusiasmo por el siguiente producto de alta tecnología que nos prometa tenernos embobados, aunque sea el tiempo que dure su carga.

Comercializadora Egregia es una compañía que ofrece un servicio de venta al mayoreo en equipo de cómputo, como laptops, SSD, memorias flash USB, no breaks; de consumibles, como papel bond, tinta y toner; limpieza, como aire comprimido, líquidos y papel higiénico, papelería de oficina, como folders, carpetas, clips, marcatextos o plumas.

Una respuesta a «Acerca de las baterías de Ion-Litio del Samsung Note 7 y Boeing 787»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *