Tecnologías disruptivas cambiarán la forma de interacción con la banca.

(Blog de tecnología y empresa.) Cambio de paradigma en la banca.

Muestras de las diversas maneras que consolidadas empresas mundiales, dejaron escapar la oportunidad de cambiar, entrando en un proceso de digitalización, y seguir dentro del gusto del publico al que atiende.

Estos procesos no se pueden detener, cuando un sector encuentra esa oportunidad de evolucionar, y al momento, los bancos aún trabajan a través de sucursales que atienden a sus clientes, ofreciendo inversiones, tarjetas de crédito/débito y cada vez menos ahorro. La llegada de procesos digitales, habría abierto esta situación, pero el asunto de ciber-seguridad en procesos de la banca digital, detuvo esta evolución.

Por otra parte, “El momento Kodak es completamente diferente, es donde los cliente se dan cuenta de que hay una manera totalmente mejor y distinta de hacer lo que quieren hacer, y los operadores se vuelven obsoletos” (Anthony Jenkins, ex-responsable del banco británico Barclays).

Esto es cierto en la medida que el gran público se da cuenta que existen alternativas que permiten realizar actividades comunes, de una mejor o fácil manera. Es en ese momento que las empresas tradicionales están condenadas a ser olvidadas, no importando que tan grandes o tan dominantes hayan sido respecto de su sector.

Aún falta mucho por ver, en cuanto a digitalización de la banca. Las apps y portales bancarios amigables a los usuarios, pero aún más a su público objetivo, son buenos ejemplos del trabajo de los bancos por incorporarse a estos cambios de paradigmas, pero ello no es suficiente, aún hay mucho camino por recorrer y veremos si la banca puede colocarse a la altura del reto. 

Comercializadora Egregia es una compañía que ofrece un servicio de venta al mayoreo en equipo de cómputo y tecnologías de la información, como laptops, SSD, memorias flash USB, no breaks; consumibles, como papel bond, toner y tinta para impresoras y multifuncionales, limpieza, como aire comprimido, líquidos y papel higiénico, y papelería de oficina, como folders, carpetas, marcatextos o plumas.

Deja un comentario