Desabasto de cubrebocas

(Blog de tecnología y empresa.) ¿Cómo reventar un mercado, durante una emergencia?

No requiere mucha ciencia, sólo se realizan compras mayoristas, de un determinado producto, al tiempo que se inducen compras de pánico, para crear desabasto, de ese producto, en el entendido, que cuando se produzca un evento, donde se dispare la demanda de ese producto, se venda a sobreprecio, con una ganancia espectacular, para el acaparador.

Tal parece que no aprendimos, de la experiencia previa, pues en el año 2009, tuvimos una situación similar. Específicamente, el 27 de abril, de ese año, por causa de una epidemia, se llegó al punto, en que el Gobierno de México, con ayuda del personal militar, repartieron 6 millones de cubrebocas, a la población de la Ciudad de México y su área metropolitana, pues se había llegado al punto de desabasto, en sitios de ventas, de este material, como farmacias, y quienes aún los ofrecían, solicitaban un precio prohibitivo, por pieza.

Este 28 de febrero del 2020, llegamos a una nueva marca, de lo absurdo, pues si bien, diferentes gobiernos estatales, a través de sus secretarias de Salud, dan a conocer, a la opinión pública, la presencia de los primeros casos de COVID-19, en territorio mexicano, la población en general del país, reacciona comprando, cantidades absurdas de cubrebocas, como si estos materiales, estuvieran indicados para filtrar, este virus en específico. Aún los cubrebocas especializados, con designación N95, no garantizan, el filtrado.

¿Si el cubrebocas no funciona para filtrar virus y bacterias del aire que se respira, para que sirve entonces?

En todo caso, los cubrebocas, deberían ser usados, por quienes se encuentran diagnosticados de enfermedades, que son contagiosas, por vía aérea, pues evitan que al estornudar, al pulverizarse la saliva, juntos con agentes patógenos, puedan viajar a otro huésped.

Sólo queda esperar por el precio correcto.

Esta locura por adquirir, materiales que no están indicados, contra el brote del virus COVID-19, acabará en algún momento. De manera que procure no caer en esta histeria colectiva y tampoco piense que es correcto pagar, hasta 13 veces más, por este producto. Lamentablemente, quienes verdaderamente, hacen uso de estas mascarillas, debido al trabajo que realizan, tendrán que esperar a que la demanda regrese a los niveles normales, así como sus precios.

Comercializadora Egregia es una compañía que ofrece un servicio de venta al mayoreo en equipo de cómputo, como laptops, SSD, memorias flash USB, no breaks; de consumibles, como papel bond, tinta y toner; limpieza, como aire comprimido, líquidos sanitizantes y papel higiénico, papelería de oficina, como folders, carpetas, clips, marcatextos o plumas.

Comercializadora Egregia is a company that offer a wholesale service in PC equipment, such as latops, SSD’s, USB flash drives, battery Back-Up; office stationery & supplies, paper, ink & toner, cleaning and breakrooms. 

2 respuestas a «Desabasto de cubrebocas»

    1. Además del desabasto que se causó, por el acaparamiento del producto, hay que agregar la desafortunada venta de mascarillas, por parte del gobierno federal, a su contraparte china, a principios de año. Luego vinieron los oportunistas. Hay de todo. Desde los que no tienen idea y quieren hacer negocio, hasta los dicen ser expertos, de todo el proceso, pero dejaron colgados a medio mundo, con sus pedidos, eso si, se quedaron con el pago. En un contexto menos caótico, los compradores hubieran recurrido a canales tradicionales y se hubieran asegurado, de hacer compras con PROFESIONALES. Afortunadamente, México es líder en la maquila de diversos productos médicos e industriales, como son las mascarillas. Así que vamos nivelando la situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *