Microchips implantados bajo la piel de los empleados.

(Blog de tecnología y empresa.) Chips bajo la piel.

Toda tecnología guarda diversos usos, no solamente el primario, o por el que fue desarrollado de origen. De tal manera que implantar microchips en el cuerpo humano, será una realidad de uso común, en un inicio, para la población de los países desarrollados, pues se pueden permitir el pago de esta tecnología y después el resto del mundo.

Por supuesto, tiene aspectos útiles para el usuario, de tal manera que sustituiría lo que contiene una cartera, pues podría interactuar con todas las cosas con la que son necesarias las identificaciones, dinero, tarjetas bancarias, tarjetas de transporte urbano, etcétera.

Este microchip será tan versátil, que contendrá información de la persona y una serie de datos de tal manera que esta información sea válida para diferentes interlocutores, como la escuela, ya que:

  • Substituirá la credencial en todos los grados académicos.
  • Servirá para llevar el control de incidencias.
  • Funcionará como mediador, para tener acceso a equipo e instalaciones.
  • Medio de acceso a bibliotecas y préstamo de libros.

En el trabajo:

  • Ya no serían necesaria una identificación del trabajador.
  • Se llevaría un control automático de incidencias.
  • Se tendría un adecuado control de movimiento de personal, en los accesos.

Se acabaría con la absurda expedición de papeles gubernamentales u oficiales, pues:

  • Contendrá información válida para sustituir la impresión y presentación de actas de nacimiento.
  • Pasaporte.
  • Cualquier tipo de credencial de identificación.
  • Licencia de conducir.
  • Cualquier otra licencia oficial, de grado académico o servicio público.

Así mismo ofrecerá la posibilidad de vincularse a servicios bancarios, de manera que puedan realizarse cualquier tipo de pago o solicitud de crédito, con base en la información contenida en el chip, la cual será pertinente para las aseguradoras.

Servirá también para el control en la entrada a centros de espectáculos y estadios deportivos, de manera que pueda ser rastreable la conducta del individuo en tales lugares.

Por otra parte, la capacidad de información del chip, puede ser tal, que permita cargar con toda la historia clínica del paciente, desde el nacimiento, la cual será útil, no solamente para los paramédicos en casos de emergencia, también para citas con médicos generales.

Esta versatilidad en los posibles usos del microchip, viene acompañado por un alto precio a pagar, que es el control del individuo, pues con un escáner de amplio rango o cualquier equipo relacionado con el internet de las cosas, el Estado podría saber en dónde está y lo que hace cualquier individuo, en cualquier momento y en tiempo real.

Al mismo tiempo, las empresas podrán tener acceso a la información almacenada en el microchip, por lo que podrán saber en todo momento, que es lo qué, cuándo y cuánto consume un individuo determinado, de toda una población, de manera que se puedan establecer perfiles, para crear publicidad dirigida a la persona.

Este artículo se publicó originalmente en el blog: «Lo que piensa el que calla.»

Comercializadora Egregia es una compañía que ofrece un servicio de venta al mayoreo en equipo de cómputo y tecnologías de la información, como laptops, SSD, memorias flash USB, no breaks; consumibles, como papel bond, toner y tinta para impresoras y multifuncionales, limpieza, como aire comprimido, líquidos y papel higiénico, y papelería de oficina, como folders, carpetas, marcatextos o plumas.

Deja un comentario